iohio
   

DÉCIMO FESTIVAL INTERNACIONAL DE
ÓRGANO Y MÚSICA ANTIGUA
OAXACA, MÉXICO

REINAUGURACIÓN DEL ÓRGANO RESTAURADO EN
SANTA MARÍA DE LA ASUNCIÓN TLACOLULA


DEL 20 AL 25 DE FEBRERO - 2014


Más de cien personas, provenientes de seis países del mundo y seis estados de la República Mexicana, se reunieron en Oaxaca durante el glorioso mes de febrero para deleitarse de la décima celebración del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca (IOHIO) en honor a estos legendarios instrumentos.


Las actividades del festival abarcaron seis días y medio e incluyeron:
* Conciertos en ocho órganos restaurados.
* Visitas a doce órganos no restaurados.
* Explicaciones del arte sacro y la historia de los templos.
* Visitas guiadas a los sitios arqueológicos de San Martín Huamelulpan y Santa María Atzompa.
* La presentación de una serie de timbres postales con imágenes de seis órganos oaxaqueños.
* Una exposición de manuscritos de archivos locales “Los órganos oaxaqueños y sus artífices”.
* La oportunidad para que los organistas del grupo tocaran algunos de los instrumentos.
* Una misa de bendición y el concierto de reinauguración del órgano recién restaurado en Santa María de la Asunción Tlacolula.
* La oportunidad de disfrutar de la gastronomía local, la música de banda tradicional y las costumbres festivas en los pueblos.

Afortunadamente, el tema de los órganos históricos tubulares es cada vez más conocido en esos pueblos que aún cuentan con un órgano, y es notable como la idea de un órgano, su sonido y su conservación, ha comenzado a penetrar en la conciencia pública. Fuimos recibidos en todas las comunidades con agrado, los templos y sus coros habían sido limpiados anteriormente y la gente fue siempre agradecida por nuestra atención a esa parte de su patrimonio cultural.

Febrero 20 (jueves)
El festival inició con una ceremonia de inauguración y una recepción en el Museo de Filatelia de Oaxaca (MUFI). En su mensaje, la Mtra. Cecilia Winter, directora del IOHIO, habló sobre las actividades y las metas del festival. Enseguida la Dra. María Isabel Grañen Porrúa, presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca; el antropólogo Sergio Bautista Orzuna, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Centro INAH Oaxaca), y el Lic. Emilio de Leo, en representación de la Secretaría de Cultura y las Artes del Gobierno del Estado de Oaxaca, ofrecieron palabras de reconocimiento a la labor del IOHIO.

       

La oficina del IOHIO siempre ha estado alojada en el edificio del MUFI y durante este festival, ambas instituciones presentaron un producto tangible de nuestra colaboración de 14 años: una serie de timbres postales con imágenes de seis órganos oaxaqueños y una cancelación postal especial en celebración del Décimo Festival.

 

Después de la recepción de bienvenida, todos acudieron a la Catedral de Oaxaca para escuchar el Primer Concierto del Festival, ofrecido por el reconocido maestro español Roberto Fresco, organista titular de la Catedral de Almudena en Madrid (programa). Una larga fila se formó en el atrio y la Alameda para comprar el boleto de acceso, la asistencia superó cerca de 400 personas. El público quedó fascinado por la elegante interpretación del Mtro. Fresco, sin duda uno de los más bellos conciertos jamás escuchado en este órgano.

 


 

 

 

Debido a la posición del órgano en el coro, el organista tuvo que dar la espalda al público, por lo que éste y todos los sucesivos conciertos se proyectaron en una pantalla colocada cerca del altar mayor. De esta manera, todos podían apreciar el cambio de registros y ver las manos del organista mientras tocaba.

 

 

 

Este órgano monumental de 8´ fue construido en 1712 y restaurado en 1996. Conserva la tallada ricamente dorada de la caja superior, pero la caja inferior se ha reconstruido varias veces y no hay evidencia de su aspecto original. Sin embargo, se puede suponer que fue uno de los órganos más impresionantes de Oaxaca, en base del contrato para su construcción.

                                       

    

Febrero 21 (viernes)
El segundo día del festival empezó en la Biblioteca Francisco de Burgoa del Centro Cultural Santo Domingo, donde Cecilia Winter realizó una presentación bilingüe sobre “Los órganos históricos de Oaxaca y el trabajo del IOHIO”. Esta plática se realiza en cada festival y a través de sus emisiones se nutre de nuevas imágenes y contenido, con lo cual se muestran los avances de los diversos proyectos del IOHIO: la protección, conservación, restauración, publicaciones, grabaciones, conciertos y descubrimientos relacionados con los órganos

.

A ésto prosiguió la apertura de una exposición de documentos, inaugurada por la Dra. María Isabel Grañén Porrúa, directora de la Biblioteca; fue el especialista Ricardo Rodys, quien curó y presentó la muestra titulada “Los Órganos Oaxaqueños y sus Artífices”. El tema fue seleccionado para celebrar la restauración reciente del órgano de Tlacolula. En el recorrido se mostraron los contratos y referencias a la construcción y la compostura de los órganos, todos provenientes de archivos locales.

                              


 

 

Luego subimos a los vehículos para trasladarnos y conocer tres órganos no restaurados en la ciudad de Oaxaca y en el Valle de Tlacolula. La primera parada fue en San Matías Jalatlaco, que se encuentra a la orilla del centro histórico de la ciudad de Oaxaca. Subimos a la primera de las muchas escaleras de piedra, que en forma de caracol sería el constante camino para conocer casi todos los órganos que visitaríamos. Así, tuvimos enfrente el órgano de 8´ de elegantes proporciones y pintado de tonos azules, construido en 1866 por el distinguido organero oaxaqueño Pedro Nibra.

 

 

 

El coro alto se veía limpio y ordenado, pero una vez que se quitó la tapa del teclado, vimos que los ratones habían invadido la caja y dejado su excremento por todo el interior. Sin embargo, esto permitió que los participantes entendieran el reto continuo de la conservación de órganos, ya que sólo había pasado un año desde nuestra última visita a esta iglesia.

 

A pesar de que faltan alrededor de 30% de sus tubos, el órgano de Jalatlaco es todavía un excelente candidato para una futura restauración.  Cuando los vehículos estaban listos para salir, faltaban tres participantes y resultó que el sacristán, por accidente, los había encerrado en el coro, al creer que todos ya se habían bajado y no escuchó sus fuertes gritos de ayuda!


Antes de continuar hicimos una breve parada en el poblado de Santa María “El Tule” para admirar el famoso y gigantesco árbol y un guía nos señaló las imágenes evocadas por los nudos y perfiles del tronco y las ramas. Este sabino (ahuehuete) tiene alrededor de 1,500 años de antigüedad y el tronco más ancho del mundo.

                                         

Nuestro próximo destino era San Miguel Tlalixtac, una comunidad que visitamos por primera vez en un festival. Uno de los órganos más tardíos y más grandes de la escuela oaxaqueña (construido ca. 1860), debió poseer un grandioso aspecto y una fuerte y variada sonoridad. Faltan muchos de los componentes y una reconstrucción completa, aunque teóricamente posible, tendría poco sentido. Pero por el momento, el IOHIO vigila su conservación y nos dio gusto ver que las cédulas que dejamos en el órgano en nuestra visita anterior hace algunos años quedaron todavía en el mismo lugar. El desafío planteado a los participantes era el de imaginar, cómo el órgano podría haberse visto, en base a lo que queda.

       

  

 

Al llegar a San Andrés Huayapam, situado en las afueras de la ciudad de Oaxaca, fuimos recibidos en con la sabrosa bebida de origen prehispánico llamada tejate, néctar característico de esta comunidad. Tradicionalmente servido en medias jícaras pintadas, esta deliciosa bebida espumosa está hecha con cacao molido, masa de maíz, la semilla del mamey y la flor del árbol rosita de cacao que crece cerca de Huayapam.

 

Esta hermosa iglesia tiene además un exquisito retablo, cuyo fino tallado es conocido como "encaje dorado". También famoso es la colección de exvotos antiguos pintados en pequeñas placas de estaño, que por lo general representan peticiones a la Virgen María. Esta visita y las siguientes fueron realzadas por comentarios sobre arte sacro por los especialistas Mtros. Richard Perry (blog) y Montserrat Galí.

 

 

En una capilla lateral, pudimos apreciar el órgano sobre mesa de 4 pies (1772), originalmente pintado de color rojo brillante pero ahora de un color marrón oscuro y con un tallado rústico. Está casi intacto, y como el órgano de Jalatlaco, un excelente candidato para una futura restauración.

      

 

 

 

En el atrio de la iglesia de Huayapam, saboreamos la primera de muchas comidas exquisitas, en esta ocasión: mole amarillo.

 

 

 

Al llegar la noche, la organista Cecilia Winter y el percusionista Valentín Hernández presentaron el Segundo Concierto del Festival en la Basílica de la Soledad, a través de un programa de música regional oaxaqueña. Debido a que el recorrido musical requería de frecuentes cambios de registros, la maestra Winter fue asistida por Joel Vásquez y Andrea Castellanos. Nuevamente el templo de grandes dimensiones registró un lleno total con un público muy entusiasta, quienes tuvieron la oportunidad de cantar algunas piezas con la ayuda de las letras incluidas en los programas. La caja del órgano de 8´ está lujosamente policromada y tiene inscrita la fecha más antigua de todos los órganos de Oaxaca: 1686. Los componentes del interior fueron reconstruidos durante el siglo XVIII y el órgano fue restaurado en el año 2000.

 

                                             

 

Febrero 22 (sábado)
La excursión que se prolongó por todo un día en la Mixteca Alta, se inició con el Tercer Concierto del Festival en Santa María de la Natividad Tamazulapan. Organistas profesionales mexicanos y extranjeros participaron en el evento y se mostraron encantados de poder tocar algunos órganos oaxaqueños. Las piezas contrastantes seleccionados por Warren Steel, Margarita Ricárdez, Víctor Manuel Rodríguez y Mary Jane Ballou resaltaron este pequeño órgano de 2´.

     

                     

 

 

 

El órgano sobre mesa de 2´, exquisitamente decorada con imágenes de santos y ángeles músicos, data de aproximadamente 1720 a 1730 y está ubicado en un balcón lateral alto, con vista a la inmensa nave de la iglesia. La caja y los fuelles son originales, pero los tubos, el teclado y los componentes interiores fueron reconstruidos en 1996.

 

 

 

Como en años anteriores, se programó la intervención de otros instrumentos para alternar con el órgano y así el público pudo disfrutar del contraste de su sonido con piezas barrocas y contemporáneas interpretadas en la marimba por la percusionista oaxaqueña, Gabriela Edith Pérez Díaz; en las guitarras vibró el talento del "Terceto Cuicacalli" (Ciudad de México): Diego Arias Ángel, Miguel Ángel Vences Guerrero y Eduardo Rodríguez de la Torre (programa). Al terminar el recital, pudimos admirar el retablo mayor de este templo, considerado uno de los más espléndidos de Oaxaca, por resguardar obras del famoso pintor español Andrés de Concha.

 

        

 

 

 

 

 

 

 

 

El segundo órgano de esta iglesia, un instrumento de 8´ construido en Oaxaca en 1840, se encuentra en otro balcón enfrente del órgano pequeño. Este magnífico instrumento, a través de los años ha sido desgraciadamente víctima de vandalismo y ha perdido la mayor parte de sus tubos. Su aspecto neoclásico sin decoración contrasta con la opulencia barroca del órgano pequeño.

 

 

 


Después, continuamos rumbo al templo de Santiago Teotongo, que es casi un museo de arte barroco oaxaqueño debido a sus espléndidos retablos. El órgano parece ser de mediados del siglo XVIII por la semejanza con el perfil del órgano de San Mateo Yucucuí (1743). Aunque perdió todos sus tubos y su teclado durante la Revolución Mexicana, la magnífica caja dorada y policromada aún existe.

                                                                                        

 

El Cuarto Concierto del Festival tuvo lugar en Santo Domingo Yanhuitlán, sede del siglo XVI de los frailes dominicos en la Mixteca Alta. Por su elevada bóveda de piedra apoyada en los laterales por contrafuertes y sus magníficos retablos, se lo considera uno de los complejos más deslumbrantes del arte barroco mexicano.

 

 

En este sitio, el Mtro. Jesús López Moreno (organista titular de la Catedral de la Ciudad de México), y el trompetista Mtro. Juan Luis González ofrecieron un programa majestuoso que resonó en todo el inmenso atrio. Ubicado en un balcón lateral decorado, el órgano de 8´ fue construido ca. 1690 a 1700 y reconstruido en Francia en 1998. Su caja está elaboradamente policromada con imágenes fantásticas parecidas a las del órgano de la Basílica de la Soledad, así como símbolos dominicos y mascarones feroces pintados en los tubos de la fachada.

               

A través de los años, Caminos y Puentes Federales (CAPUFE) ha apoyado a los festivales del IOHIO, por abrir una entrada especial en la supercarretera que nos permite el acceso directo a San Andrés Zautla, facilidad que nos ahorra más de una hora de tiempo de viaje. La fiesta y el concierto en Zautla, con un alegre espíritu de convivencia, contrastan con el imponente y majestuoso entorno de Yanhuitlán y son siempre un punto estremecedor del festival.


En Zautla fuimos recibidos en el atrio del templo por la banda tradicional del pueblo, acompañada de cohetes, mezcal, collares vistosos de flor de bugambilia y un baile organizado por las señoras mayores, las “tías”, vestidas con sus faldas y blusas tradicionales.

       

Luego la música de banda nos llevó al patio detrás del templo donde comimos un riquísimo estofado de pollo.

      


Después de la comida, acudimos a la bella iglesia barroca de Zautla para escuchar el Quinto Concierto del Festival, presentado por los organistas Mary Jane Ballou, David Furniss, Lee Lovallo y Tonatiuh González alternando con la percusionista Gabriela Edith Pérez Díaz y los guitarristas del Terceto Cuicacalli (programa). Una vez más los organistas presentaron piezas maravillosamente contrastantes, aún sin saber cómo iban a encajar con el resto del programa. Siempre hay una agradable sensación de improvisación en este concierto, sobre todo al final de un día tan intenso y emocionante.

 

 

Se terminó con una interpretación para vibráfono y guitarristas del famoso "Huapango" de José Pablo Moncayo.

 

 

La caja de este órgano de mesa de 4´ (1726) está exquisitamente dorada y pintada con imágenes de los santos Pedro y Andrés y cuatro de los arcángeles. Los fuelles en Zautla y Tamazulapan están todavía accionados a mano y los tiradores de los registros se proyectan de los dos lados del órgano, así que realizar un concierto implica mucho trabajo en equipo, lo que pudo apreciar el público a través de la proyección en la pantalla.

 

 

Febrero 23 (domingo)
Este año apartamos un tiempo para que los artistas y estudiantes interesados tocaran los órganos en Tlacochahuaya y Tlaxiaco, y un total de 20 organistas, mitad extranjeros y mitad mexicanos, aprovecharon la oportunidad. Había un ambiente agradable de convivencia y tuvimos la oportunidad de escuchar diversas piezas nuevas en otro órgano.

 

 

El resto del grupo se unió a nosotros antes del Sexto Concierto del Festival en San Jerónimo Tlacochahuaya presentado por Roberto Fresco. Su toque experto sacó sutilezas sonoras del órgano rara vez escuchadas (programa).

                 

 

 

Esta iglesia es una de las más bellas de México, con su exuberante decoración floral interior y preciosos retablos barrocos, todas recientemente restauradas. El órgano fue construido en Oaxaca antes de 1735 y restaurado en 1991. La decoración de la caja y de los tubos de la fachada es exquisita, y este órgano armoniza perfectamente con la arquitectura de la iglesia, tanto visual como acústicamente.


 

En Mitla saboreamos de una variedad de especialidades oaxaqueñas en el Restaurante "Donají", antes de proceder a Tlacolula en donde pasamos el resto del día.


 

El atrio y la iglesia ya bullían de gente cuando llegamos en anticipación de la misa y el concierto de reinauguración del órgano del 8´, construido en Oaxaca en 1792 por Manuel Neri y Carmona para la comunidad de Santa María de la Asunción Tlacolula.

 

 

 

Los interesados subieron al coro para ver de cerca el órgano recién restaurado y escuchar acerca de su restauración - la caja y los tubos de la fachada por el restaurador oaxaqueño Eric González Castellanos y el mecanismo y sonoridad del órgano por el Taller Gerhard Grenzing, El Papiol, España.  Los participantes admiraron la magnífica policromía roja, dorada y negra verdosa de su caja. Los tubos de la fachada de este órgano son los más elaborados en cuanto a su decoración y pintura de todo México.

 

Después, los aficionados pudieron ver el órgano positivo no restaurado, construido ca. 1700 y el más pequeño de los órganos oaxaqueños, con solo dos registros. Fue construido específicamente para la capilla barroca recientemente restaurada del Señor de Tlacolula. Los que buscaron tomar un descanso de los órganos visitaron uno de los más famosos mercados indígenas de Oaxaca y admirar los trajes de las mujeres y los puestos de productos locales.

 

                             

 

 

Por fin llegó el momento tan esperado de la Bendición del órgano en una misa especial celebrada por Monseñor José Luis Chávez Botello, Arzobispo de Antequera Oaxaca, y realzada con la participación del Coro de la Ciudad de Oaxaca, la soprano Lourdes Ambriz y los organistas Rafael Cárdenas y Cecilia Winter.

 

          

 

Aproximadamente 1000 personas asistieron, 500 dentro de la iglesia y otros 500 afuera en el atrio, quienes podían escuchar la misa y la música a través de un altavoz. Se nos ha dicho que ésto no es nada típico para un concierto de órgano en la gran mayoría de los países. Fue emocionante escuchar el órgano traído de vuelta a la vida después de tantos años de silencio y meses de cuidadosa preparación.

Un experto caracterizó su sonido como "vocal" y se sorprendió lo bien que se fusionó con la clara voz soprano de Lourdes Ambriz. Rafael Cárdenas dirigió el entusiasta canto de la misa con el órgano y la soprano cantó varios solos.

 

 

 

 

Esto fue seguido por el emocionante concierto inaugural, el Séptimo Concierto del Festival (Lourdes Ambriz, Rafael Cárdenas y Roberto Fresco), que destacó todos los registros del órgano (programa). El órgano se veía espectacular y la comunidad se sintió muy orgullosa de este aspecto previamente desconocido de su patrimonio cultural.

 

 

 

 

Febrero 24 (lunes)
Por tercera vez se incluyó una visita al órgano de Tlaxiaco y puntos intermedios. Este viaje no está programado con regularidad, ya que su distancia de tres horas desde la ciudad de Oaxaca requiere pasar la noche en Tlaxiaco.

Este año por primera ocasión, se programó una visita a la comunidad mixteca de Santiago Ixtaltepec.  Este pueblo está más lejano que cualquier otro que hemos incluido en nuestros festivales pasados, pero el camino de terracería estaba en buenas condiciones y el paisaje era espectacular.

         

 

Incluimos este pueblo para celebrar la inauguración de su museo de instrumentos musicales y arte colonial, localizado en un pequeño cuarto al lado de la sacristía. Un fortepiano del siglo XIX temprano está colocado sobre una mesa y se supone que fue utilizado como instrumento de práctica.

 

 

 

 

 

Una variedad de instrumentos de banda del siglo XIX también están en exhibición. La comunidad espera que más gente acuda a visitar su museo y el IOHIO lo promoverá para cualquiera persona dispuesta a hacer el viaje.

 

 

El órgano de 2´ sobre mesa es el único de su categoría en Oaxaca que todavía tiene sus tubos, aunque no todos parecen ser originales. El teclado está en excelentes condiciones y la mesa como los fuelles están decorados para que coincidan con el órgano. Curiosamente, las figuras representadas en los costados y las puertas del órgano parece ser jesuitas en lugar de dominicos, y la iglesia misma tiene un aspecto franciscano. Nos preguntamos si el órgano se podría haber adquirido de otra comunidad, ya que nos estamos dando cuenta que los órganos eran trasladados de un lugar a otro con más frecuencia que habíamos imaginado.



La iglesia de San Mateo Yucucui está situada en una colina que da al valle de Yanhuitlán y se dice que cuando este órgano de 8´ se tocaba, se lo podía oír a kilómetros de distancia. El órgano (1743) nunca fue pintado o dorado, que hubiera sido lo normal en esa época, probablemente debido a que la parroquia no tuvo los fondos para terminarlo debidamente. Sin embargo, está ricamente tallado y posea todavía su teclado original. Como se ha mencionado arriba, su caja se parece mucho a la caja del órgano de Teotongo, suntuosamente decorada pero vacía. El piso del balcón en donde está ubicado el órgano se encuentra muy deteriorado, pero el custodio colocó unos tablones para que los más intrépidos de los participantes pudieran verlo más de cerca.

                         


Nuestra siguiente parada fue en el complejo arquitectónico dominico de San Pedro y San Pablo Teposcolula, que incluye la iglesia, el antiguo convento y la reconocida capilla abierta del siglo XVI. El órgano de 8´ tiene un perfil similar al de Yanhuitlán, pero está pintado de un color crema en vez de poseer policromía, probablemente a la falta de fondos en el momento de la construcción. Ahora nos referimos a este órgano como el órgano ‘Rey Midas’, porque en 2010 un arquitecto tomó la libertad de dorar a gran costo todas las tallas y molduras, a pesar de que sólo había sido mínimamente dorada históricamente, y de hecho, la fabricación del órgano no es de la más alta calidad. Lamentablemente una de las características más hermosas de este órgano –su delicado tallado que antes parecía casi como encaje— ahora tiene un aspecto duro y el brillo del oro oscurece el fino trabajo. Así, además de la suciedad acumulada por la negligencia, la intrusión de animales y de los riesgos continuos de los terremotos o incendios, ahora tenemos que estar en guardia ante las decisiones caprichosas de algunos "expertos"

.

                                      


Después de comer en Teposcolula, retomamos la zona montañosa de pinos y robles rumbo a Santa María Tlaxiaco para escuchar el Octavo Concierto del Festival. El organista mexicano José Francisco Álvarez y el violinista ruso Vladislav Badiarov concluyeron el aspecto musical del Festival con un elegante programa que incluyó piezas solas y duetos.

                

Este órgano monumental de 8´ data de ca. 1800 y el más “joven” de los instrumentos oaxaqueños restaurados, posee un amplio rango de sonoridades que resuena en toda la iglesia. Todos los retablos y el órgano se sincronizan en el diseño neo-clásico y están pintados de blanco, oro y rojo, creando una coherencia visual inusual. El templo, uno de los más antiguos de Oaxaca, tiene un aspecto austero e imponente, y fue la sede dominicana para esta área estratégica de la Mixteca Alta en el siglo XVI.

Febrero 25 (martes)
Después del desayuno, los organistas se reunieron en el coro de Tlaxiaco para tocar el órgano. Los demás optaron por un recorrido guiado por el Dr. Marcus Winter del INAH al sitio arqueológico mixteco (de la época pre-clásica tardía a la clásica, ca. 400 BC a 800 AD) de San Martín Huamelulpan.

 

        

De allí continuamos hacia la comunidad cercana de San Pedro Mártir Yucuxaco. Donde su órgano de 4´ (1740) está casi completo y en excelentes condiciones, aunque ya no posee sus fuelles. Es similar al órgano de Zautla excepto que no está policromado. Las celosías de la torre central incluyen dos rostros de perfil y el teclado es uno de los más exquisitos de Oaxaca.

        


Nuestro recorrido mixteco continuó con una visita al templo y al órgano de Santiago Tejupan. La caja de este bonito instrumento policromado (1776) es la última en Oaxaca que muestra imágenes religiosas. Aunque ya no posee sus tubos ni su teclado, el órgano es particularmente interesante porque el nombre del donador, el costo del órgano y la fecha de construcción aparecen en los medallones que decoran la fachada del órgano. Sin embargo una reconstrucción completa del órgano no tendría sentido, ya que la población se ha reducido drásticamente en los últimos años, pero esperamos que algún día se pueda limpiar la caja con el fin de descubrir los retratos únicos.

 

 

 

 

Los espléndidos retablos van desde el siglo

XVII al XIX y destacan los cambios de estilo

artístico a través del tiempo.

 

 

 

 

 

La última visita del Festival fue a Santa María Tiltepec, para algunos la experiencia visual culminante de los viajes de campo. Construido en el siglo XVI encima de un templo prehispánico, la iglesia ha sido apreciada por los historiadores del arte por su fachada ricamente tallada en piedra con las dos mitades asimétricas. El templo alberga uno de los órganos más antiguos de Oaxaca (1703) que es singular en su diseño técnico y su caprichosa decoración tallada y policromada.

                            


 

Luego bajamos caminando y cruzamos el río para llegar a la casa de la familia Cruz Martínez para disfrutar de la comida de clausura. Nos deleitamos de la barbacoa de borrego, preparada al estilo oaxaqueño, cocida en un horno sembrado en la tierra, sobre las rocas calientes y cubierta con hojas de maguey.

 

 

El mezcal de San Bartolo Yautepec fluyó libremente y todos tuvieron una última oportunidad para convivir con los nuevos amigos antes de regresar a Oaxaca.

         

Febrero 26 (miércoles)
Aún después del último evento en Tiltepec, ¡este Festival no quiso parar! Alrededor de 40 personas participaron en el recorrido del sitio arqueológico de Santa María Atzompa (época clásica tardía, 500 - 800 dC), guiada por el Dr. Marcus Winter del INAH.

 

         

 

En conclusión, los festivales del IOHIO crean un ambiente de alegría y celebración alrededor de los órganos. A su vez, han demostrado ser la mejor manera de promoverlos y alentar su preservación. Nos seguimos sorprendiendo cuando la gente nos busca para preguntar sobre el próximo concierto o festival; y al mirar hacia atrás en todos esos años, en que casi nadie conocía o le importaban los órganos, ahora sabemos que nuestro trabajo no ha sido en vano. Esta conciencia que ha crecido en el estado de Oaxaca, junto con el entusiasmo y el apoyo de los participantes del festival (¡Un grupo maravilloso este año!), nos alienta e inspira cuando enfrentamos los muchos desafíos que hay por delante.



Favor de ver el blogspot de Richard Perry http://colonialmexico.blogspot.com/

para información detallada y fotografías excelentes de las iglesias que visitamos durante el Festival.

 

El IOHIO agradece el apoyo de las siguientes instituciones:

CONACULTA INAH
Arquidiócesis de Antequera Oaxaca
Universidad de Valladolid, España
Biblioteca Francisco de Burgoa
Museo de Filatelia de Oaxaca (MUFI)
Caminos y Puentes Federales (CAPUFE)

Además agradece mucho el apoyo de las siguientes empresas oaxaqueñas:

Hostal de la Noría
Hotel Parador San Agustín
Hotel de la Parra
Color Digital


Órganos restaurados donde se presentaron conciertos durante el Festival:

Cathedral, Tamazulapan, Tlacolula, Soledad,

Zautla, Yanhuitlán, Tlaxiaco, Tlachochahuaya




Órganos no restaurados que visitamos durante el Festival:

Jalatlaco, Tlalixtac, Huayapam, Tamazulapan (G),Teotongo, Tlacolula (P),

Ixtaltepec, Yucucuí,Teposcolula, Yucuxaco, Tejupan, Tiltepec,


 


El Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca es un proyecto de la
Fundación Alfredo Harp Helu Oaxaca (FAHHO).